La lucha feminista en la pantalla chica

Ana Piñeres, productora creativa y ejecutiva de CMO Producciones.

Uno de los espacios que las mujeres han conquistado ha sido la televisión, revolucionando completamente la forma de narrar las historias, con guiones pensados desde el valor de las mujeres, no solo como las damas bellas que solo acompañan a los protagonistas, sino como la representación del coraje y de la esencia de las colombianas.

“Hay una lectura de la realidad distinta. La mujer colombiana es muy diferente a la que muestran las novelas, porque hay un contexto: la violencia. Era absurdo presentar a una mujer sumisa o que no fuera eje de un momento tan importante. Realmente en Colombia hay una mujer que se ha echado encima a la familia, a la sociedad. Son mujeres más universales, más de carne y hueso, de la vida real, de la vida cotidiana”, aseveró Ana Piñeres, guionista y productora de televisión, en la charla “La televisión es mujer: una reivindicación de las productoras creativas en la industria audiovisual Colombiana”, realizada el pasado 7 de septiembre en el marco del Gran Foro Mundial de Artes, Cultura, Creatividad y Tecnología (GFACCT).

Este espacio contó también con la presencia de las referentes de televisión Ana Piñeres y Clara María Ochoa, productoras ejecutivas y creativas de CMO Producciones. 

Si para hablar de la lucha feministra se trata, estas tres mujeres son un claro ejemplo de la entereza y la persistencia que llevó a las novelas colombianas a obtener el reconocimiento que por años había sido esquivo.  “No ha sido fácil. En un momento, cuando estábamos internacionalizándonos, llegaron las novelas mexicanas y se impuso esa ‘mujer mexicana’, pero la terquedad de las empresas colombianas fue seguir adelante y hacer las telenovelas como las sentían, más universal, y afuera del país comenzaron a entender que era así”, explica Ochoa, resaltando el papel de la mujer colombiana en las novelas y su aceptación a nivel mundial. 

“Eso hizo que el público se aficionara a unas historias distintas, y yo creo que también hay que darles un espacio a estas mujeres, inicialmente de Fernando Gaitán, como ‘Gaviota’, ‘Betty’, que eran distintas, que hicieron su camino y llegaron muy lejos”, destacó Juana Uribe.  

Para las conferencistas, el papel de la mujer en la telenovela también se basó en las realidades colombianas, en la forma en que ellas abordaron las temáticas sociales y las plasmaron en un libreto llamativo que pasó de un nivel local a uno internacional. 

“Es que podemos hacer un catálogo de las mujeres en la televisión, de las grandes heroínas, mujeres reales que tienen curvas y eso es lo que nosotros hemos impuesto, las mujeres reconocidas por su pulsión y por ese valor que tienen para enfrentar su vida”, expone Ana Piñeres. 

Esas características nacieron precisamente de una lectura sobre el país en relación con el rol de la mujer, aquella que se echa encima a la sociedad, la familia, el trabajo. Esto, solo se logrará si las mujeres continúan en la producción.

“También creo que ese camino lo hemos abierto, llevo más de 40 años luchando porque los hombres antes no le permitían a uno llegar. Muy orgullosa de haber podido llegar a donde hemos llegado y abrirle el camino a más”, dice Clara María Ochoa. 

Consulta toda la programación del GFACCT y conéctate en vivo con las salas y charlas aquí