El ingrediente clave para ser un empresario y sobrevivir a la crisis: pagar impuestos

elcielo

Ser empresario no es sencillo y mucho menos ser emprendedor. Esto requiere de esfuerzo y dedicación, pero también de saber gestionar de manera adecuada los recursos económicos. La pandemia causada por el coronavirus tomó a varios por sorpresa y esto impidió que lograran mantener sus empresas a flote. Juan Manuel Barrientos, chef ejecutivo y fundador de la cadena de restaurantes Elcielo y primer gastrónomo colombiano con una estrella Michelin, no fue ajeno a esta crisis, y en la charla del Gran Foro Mundial de Artes, Cultura, Creatividad & Tecnología 2021 (GFACCT) ‘Los sabores de la creación: una conversación sobre gastronomía y gestión’, el pasado 7 de septiembre, contó ese ingrediente que le ayudó a sobrevivir.

Con la llegada de la pandemia, Barrientos tuvo que adaptarse a los cambios y tomar las decisiones correctas, no siempre las más fáciles. “Adaptarse al cambio es vital, porque la especie que sobrevive es la que se logra adaptar, no la más fuerte”, aseguró el chef colombiano. “Solo teníamos tres meses de ‘gasolina’, y cuando nos dimos cuenta que la pandemia iba a durar más, pensamos en que si seguíamos de la misma manera al final íbamos a estar quebrados. Esto nos obligó a despedir gente y a mandar a licencias no remuneradas a las personas que lo aceptaran”, dijo. 

Sin embargo, junto al resto de su equipo pensaron en una estrategia que les permitiera entregar unos subsidios y, posteriormente, poder volver a emplearlos. “Cuando en septiembre nos dejan abrir teníamos un mes de salario y pudimos llamar a todas las personas para contratarlas de nuevo”, señaló Barrientos, lo cual ahora le ha permitido ampliar a su equipo de trabajo y contar con más de 400 empleados.

Este plan para salvar su empresa le permitió a Barrientos aprender un par de lecciones que ahora comparte con las personas que están iniciando con su emprendimiento. La primera, que la actitud es lo que más cuenta a la hora de enfrentarse a un nuevo proyecto y, la segunda, que para saltar de ser un emprendimiento a convertirse en una empresa la diferencia radica en tener que pagar impuestos.

“Cuando uno es emprendedor, duele mucho pagar impuestos y cuando se es empresario aún más, porque en esa transición uno se da cuenta que va a dejar muchas utilidades ahí, en el alambrado, y es aún más desmotivante por la corrupción”, aseguró Barrientos. No obstante, fue claro al afirmar que una empresa exitosa “debe ser capaz de pagar impuestos en cualquier escala económica en la que estemos y tiene que dar utilidades, de lo contrario no son modelos exitosos”. 

Y es que para poder solventar esta crisis a Barrientos lo ayudó el haber pagado los impuestos de manera juiciosa. Según su experiencia, algo que los bancos han aprendido es a medir las utilidades vía los impuestos que se pagan y, cuando no se ha hecho esto de manera adecuada, no se arriesgan a hacer negocio. “Una de las fórmulas ácidas de la valoración de empresas y de endeudamiento de los bancos es a través de cuánto se paga en impuestos”.

Como empresario, además de chef, Barrientos siempre ha tenido claro que esto es una de las claves para poder mantenerse en pie y poder enfrentarse a una crisis como la que trajo la pandemia, porque “aquellas que pasaron de agache o tenían parte informal cuando van a decirle al banco que les preste plata, la respuesta es que no tienen capacidad de endeudamiento por lo que no les prestan lo que necesitan. Al final del día, yo siempre he creído que pagar impuestos es la mejor prueba para que una empresa sea exitosa”, afirmó Barrientos. 

Si esta conversación le agradó, recuerde que el GFACCT se seguirá desarrollando hasta el 9 de septiembre y la inscripción es gratuita. Solo debe ingresar aquí para ver las conferencias. Conozca toda la agenda en www.gfacct.org.